LAS 4 ‘Ps’ DEL EMPRENDEDOR SOCIAL; ENTREVISTA A BEVERLY SCHWARTZ

Beverly Schwartz autora de ‘Efecto Dominó’ 

Cuando percibes el sufrimiento ajeno ante una problemática bien sea social o ambiental… ¿cómo reaccionas? La mayoría tiende a indignarse, entristecerse o simplemente sigue su camino indiferente. Frente a estos hay personas capaces de cambiar sus vidas para dedicarse a transformar esa realidad. Son los llamados emprendedores sociales a los que Beverly Schwartz conoce bien. Beverly, especialista en Ciencias del comportamiento, marketing social y emprendimiento social, ha trabajado durante años con Ashoka (a día de hoy es Vicepresidenta de Marketing Global) y en su libro Efecto dominó: cómo los emprendedores sociales propagan la innovación por todo el mundo”, expone el modo de ver e interactuar con el mundo que tienen estos idealistas que transforman sus ideas, en acciones con impacto. ‘Efecto dominó’ es un prototipo para el pensamiento visionario sobre como enfrentarse a los desafíos sociales y medioambientales más grandes del mundo.

Beverly nos desvela en esta entrevista aquellos aspectos que tienen en común los emprendedores sociales y las grandes lecciones que de ellos podemos aprender.

Tras todas tus experiencias previas, ¿qué te mueve de Ashoka de manera diferente?

Trabajar con Ashoka es como trabajar en un laboratorio global de innovación. El laboratorio es el universo de los emprendedores sociales y los Ashoka Fellows que lideran organizaciones increíbles que están cambiando las percepciones que la gente tiene sobre lo que se puede conseguir no solo para el mundo, sino para con sus propias vidas.

Conocerlos y trabajar con ellos, ver como sus mentes generan creatividad y como de forma anónima y humilde trabajan para construir organizaciones globales que resuelvan problemas sociales arraigados que perpetúan la desigualdad a lo largo de cientos de años, representa una continua fuente de inspiración. Todos estos años trabajando para Ashoka me han cambiado como persona, de alguien que cuestiona qué se puede hacer a alguien que simplemente lo hace. ¿Quién podría no disfrutar siendo parte de esta comunidad?

¿Qué cosas dirías que tienen en común los emprendedores sociales?

En “Efecto Dominó: Cómo los emprendedores sociales propagan la innovación por todo el mundo”, expongo cuatro cualidades que tienen en común emprendedores sociales de cualquier lugar del planeta. Las llamo ‘las 4 Ps del emprendimiento social‘.

  1. Los emprendedores sociales están comprometidos con un ‘Propósito’. Ponen a la sociedad por delante de sus intereses personales y se centran firmemente en el cumplimiento del rol que han elegido.
  2. La ‘Pasión’ por lo que hacen conecta directamente con el espíritu y engancha con la fortaleza de su personalidad, determinación y conexión con el otro. Les ayuda a “seguir lo que les dicta su corazón” y a superar obstáculos cuando se centran en sus metas.
  3. Patrones’: para crear cambios significativos y a largo plazo, los emprendedores sociales deben entender y a menudo alterar los patrones sociales que perpetúan el problema. Estos “patrones” ofrecen las pistas para resolver los problemas sociales subyacentes y a partir de ahí crear los que serán los nuevos modelos a seguir.
  4. Los Ashoka Fellows en “Efecto Dominó” muestran cualidades de liderazgo. Pero también saben que si van a cambiar la historia, no pueden hacerlo solos. Todos creen en la ‘Participación’ de los otros para involucrar e impulsar el crecimiento de agentes de cambio que puedan diseminar las semillas y hacer crecer ideas y acciones hasta convertirlas en un movimiento capaz de transformar el mundo.

Jose Mari Luzarraga, desde el País Vasco en España, protagonista del primer capítulo.

Uno puede pensar que los emprendedores sociales carecen de miedo. Tú has hablado con muchos de ellos, ¿has podido identificar alguno de los miedos internos que los demás no vemos?

No estoy segura de si usaría la palabra miedos, porque para llegar a ser un emprendedor social necesitas haber superado tus miedos, de otra forma es difícil apostar por poner tu vida entera en manos de algo incierto y mucho más grande que tú mismo. Cierto, a veces tienen preocupaciones y dudas. Sin embargo en la esencia de un emprendedor social está una fe inquebrantable en su propósito y sus capacidades como ser humano. Ellos creen que con innovación y creatividad los problemas se pueden superar y que incluso de los fracasos se pueden aprender lecciones que hagan que su segundo intento sea mucho más sólido y menos propenso a fallar de nuevo.

Donde otros ven obstáculos y excusas para no actuar, los emprendedores sociales ven oportunidades para cambiar las cosas. ¿Qué nos falta a los demás para mirar el mundo de esa manera?

No todo el mundo puede ser un emprendedor social, pero todos podemos ser agentes de cambio y participar en movimientos que contribuyan a la transformación. Los emprendedores sociales son también agentes de cambio, pero cuentan con una dosis más elevada de las “4 Ps” mencionadas anteriormente. Ven un problema que no pueden seguir ignorando y deciden, en la mayoría de los casos, cambiar por completo el rumbo de sus vidas o sus carreras profesionales para hacer una diferencia en la vida de las personas. El tiempo, dedicación y la creencia de que pueden hacer esta diferencia, las redes que crean para entender todos los aspectos del problema y crear soluciones viables, es una tarea monumental. Solo personas con una gran dosis de empatía, liderazgo, compromiso y la capacidad de influenciar a la gente para conseguir llevar a cabo su visión, pueden verdaderamente desempeñar el rol de un emprendedor social.

¿Nos puedes contar un poco más sobre el papel de la empatía y su importancia en el mundo del emprendimiento social?

La capacidad de identificar los sentimientos y necesidades de otra persona va en paralelo a poder convertirte en un emprendedor social. La empatía forma parte de la esencia del ser humano y la sociedad civil. La mayoría de las personas, si no todas, cuentan con cierto grado de empatía, pero fácilmente pueden ignorar estos sentimientos y dejarlos a un lado en lugar de ponerlos en práctica. En cualquier caso, un emprendedor social cuenta con tal grado de empatía que no es capaz de mirar para otro lado cuando es consciente de las necesidad del otro y su sufrimiento. Estas personas son incapaces de ignorar todo ese torrente de empatía y deben actuar en consecuencia.

El emprendedor social, ¿nace o se hace?

En el capítulo 16 “Efecto Dominó”, Mary Gordon, una educadora canadiense que fundó Roots of Empathy decía “la empatía no puede ser enseñada, pero puede ser adquirida”. Creo que lo mismo puede decirse sobre el emprendimiento social. La educación y cómo te crían tienen mucho que ver con ello, con cuánto es que las experiencias de tu infancia influyen en la confianza de una persona, en cuánto se valora a sí misma y su capacidad para interactuar con el exterior más tarde en la vida. Pero pienso que la educación junto con las experiencias de la vida y exponerse al concepto y realidad del emprendimiento social, puede darle a una persona con una naturaleza empática y propensa a la democracia, el idealismo y activismo, el apoyo que necesita, para actuar en pro de sus sueños y crear su emprendimiento social.

Si hay una lección por encima de todas que los emprendedores sociales te han enseñado durante todos estos años, ¿cuál sería?

¡Interesante pregunta! He aprendido tanto trabajando con mis compañeros y con los Fellows de Ashoka que esta cuestión me hace parar y priorizar cuál ha sido la lección más importante. No es fácil, pero debería ser la siguiente: “en un universo donde todo es posible, nada es imposible”. Creo que eso resume la esencia de la fuerza que mueve a los emprendedores sociales a cumplir todo lo que esté en su mano, para hacer del mundo un lugar lleno de posibilidades para todos.

___

Puedes comprar el libro aquí.

El texto original de la entrevista se encuentra en blog.es.idealist.org

2018-02-13T11:34:18+00:00