/PRIMARIA

CEIP RAMÓN Y CAJAL

,

El colegio rural Ramón y Cajal busca una educación globalizada, priorizando la educación emocional y la socialización de los alumnos. Su objetivo fundamental es formar personas comprometidas, ciudadanos del hoy y del mañana. Por ello, por ejemplo, el alumnado redacta la Constitución Escolar, escrita en los idiomas “oficiales” del colegio (castellano, rumano y árabe) y revisada cada dos años entre todos para repasar los artículos y acordarlos. Grupos heterogéneos; tertulias; mediadores escolares sin profesores de por medio; proyectos creativos; “Protectores Planetarios”; o apoyo entre mayores y pequeños, son proyectos que les permite formar a personas comprometidas y con la capacidad de generar cambio positivo en su entorno.

CEIP LA BIZNAGA

,

La evolución de CEIP La Biznaga comenzó hace cinco años. Entonces a punto de cerrar, la escuela se transformó desde dentro, empezando por su claustro, y con él, su metodología. Hoy, esta escuela pública “compite” con las escuelas privadas de la zona, sin perder de vista la pregunta “¿qué ofrecemos y para qué educamos?” La Biznaga tiene un modelo educativo basado en la democracia interna y la investigación activa como metodología principal, que además de mejorar el proceso y los resultados, hace crecer la curiosidad y la creatividad de sus alumnos. En el centro se fomenta el trabajo en equipo y la empatía como factores esenciales para fomentar tanto el “desarrollo del intelecto como el del corazón.”

ESCUELA O PELOURO

,

Su forma de enseñanza fomenta en cada momento las habilidades clave para ser una persona consciente y activa consigo mismo y el mundo que nos rodea: empatía, creatividad, resolución de problemas, liderazgo compartido o trabajo en equipo. Su modelo “Interactivo-Intersectivo” de educación gira alrededor del niño como protagonista. Se desarrolla a través de proyectos centrados en su identidad y en la búsqueda de sus pasiones y talento. En ver el mundo y comprometerse para mejorarlo. Además, es un proceso que vive en conjunto con otros niños y niñas de distintas capacidades.

CEIP AMARA BERRI

,

El sistema de enseñanza de Amara Berri, replicado en 19 centros de distintas características, capacita a sus alumnos para ser agentes de cambio. La mezcla de edades fomenta el que todos y todas vivan, en diferentes momentos de su vida, la experiencia de “ser pequeño” y tener que buscar ayuda o “ser mayor” y poder ofrecerla. La introducción de la vida real en las aulas a través de contextos; asambleas y participación en la toma de decisiones del centro; o la creación diaria de periódicos, programas de radio y televisión con difusión real a través de su web… son ejemplos de actividades innovadoras.

ESCUELA SADAKO

, ,

Escola Sadako integra las habilidades “changemaker” en el trabajo sistemático con sus alumnos: No hay pupitres individuales, se fomenta el aprendizaje colaborativo y de interniveles y la toma de decisiones en asambleas; la educación emocional, social y filosófica se practica formalmente cada semana; realizan proyectos de aprendizaje y servicio de manera que los alumnos lanzan sus propias iniciativas de emprendimiento social de forma frecuente dentro y fuera del centro.