Tras 6 años como directora de Ashoka España, Ana asume una de las vicepresidencias de la organización a nivel internacional.

Alexandra Mitjans tomará las riendas de Ashoka en España, enfocada en identificar y apoyar a los referentes en innovación social.

El cambio climático, la inteligencia artificial, la migración, la corrupción… Existen retos globales urgentes que necesitan soluciones innovadoras y a gran escala. Con el objetivo de innovar en la forma en la que se da respuesta a estos desafíos mundiales, Ana Sáenz de Miera asume una de las vicepresidencias de Ashoka internacional, tras seis años al frente de la organización en España.

Ana, con base en Madrid, liderará esta iniciativa internacional que asegurará la selección de algunos de los emprendedores sociales más rompedores del mundo y creará alianzas improbables entre distintos grupos como los niños y jóvenes, las administraciones públicas o las empresas.

“El potencial de impacto es enorme, y nuestro rol en Ashoka es asegurar que el cambio que generemos en estos 10 retos sea sistémico, abordando los problemas desde sus estructuras más arraigadas”, explica Ana.

Ana ha sido nombrada una de las 100 mujeres más influyentes de España en los años 2014, 2015 y 2016 por Mujeres & Cía, ha sido el artífice de la creación de alianzas con empresas multinacionales, y ha influido en políticas públicas de impulso a la innovación y el emprendimiento social.

Alexandra Mitjans asume la dirección de Ashoka en España

Tras abrir la oficina de Ashoka en Cataluña, asegurar algunas de las alianzas más estratégicas de la organización, y más tarde ejercer como codirectora de la entidad en España, Alexandra Mitjans asume la dirección de Ashoka España.

Desde su nuevo rol, Alexandra liderará la estrategia de Ashoka en el país, enfocada en identificar y apoyar a los líderes en innovación social y movilizar a una comunidad de personas para el cambio positivo.

Cada año, Ashoka España selecciona entre tres y cuatro Emprendedores Sociales (hoy son 36 en España, 3.500 en todo el mundo), y otras tantas Escuelas Changemaker (actualmente son 12 en España, y más de 300 globalmente), referentes en una visión educativa que prepara a niñas, niños y jóvenes para enfrentarse e incidir en el mundo. No solo para adaptarse y sobrevivir en el siglo XXI, sino para transformarlo y mejorarlo.

“Queremos liderar el movimiento que conecta y activa el potencial de cambio social de todas las personas”, cuenta Alexandra. “Para ello, seguimos identificando y dando visibilidad a estas escuelas, jóvenes o innovadores sociales como referentes sociales.”

Además, se reforzarán nuevos formatos de filantropía, como es la Red de Impulso de Ashoka, una red de personas con trayectoria empresarial que no solo aportan apoyo económico, sino visión, contactos y tiempo al crecimiento de los innovadores sociales. Así mismo, se lanzará la Red para la Innovación Social, dirigida a empresas que quieran contribuir a este movimiento.