Project Description

KENNY CLEWETT

ESTRATEGIA

HELLO EUROPE

Kenny Clewett es el director de Hello Europe, la iniciativa de Ashoka de migración, integración y refugiados en Europa. Lidera las aceleradoras de soluciones en ocho países alrededor de Europa, y coordina la red de emprendedores sociales de migración en el continente. En España, dirige los procesos de estrategia y medición de impacto de Ashoka. 

Anteriormente, Kenny ha trabajado llevando el proceso de selección de emprendedores sociales de Ashoka en España, y fundó Jóvenes Changemakers, una iniciativa para derribar las barreras del emprendimiento social juvenil en España. Además de su trayectoria en Ashoka, Kenny tiene experiencia como consultor estratégico y pastor evangélico. Está licenciado en Humanidades por la Universidad de Alcalá de Henares y Durham University en el UK, y tiene un Máster en Divinidad de la Trinity International University en Chicago, EEUU.

A Kenny le apasiona el pensamiento estratégico e involucrar a los afectados en la resolución de los problemas que les tocan. Disfruta de conversaciones sobre filosofía, teología y política, o cualquier otro tema que pueda generar un debate intenso. Le encanta aprender de nuevas culturas y conocer a gente de trasfondos distintos.

¿Tu película favorita? Hace poco vi Black Panther, y me encantó cómo desafió el típico héroe individualista blanco, en su lugar mostrando una comunidad que debate y lucha por ayudar a los demás.

¿El libro que más te ha marcado? La Biblia es el compendio de libros que más me influye a diario, Vida de Don Quijote y Sancho de Miguel de Unamuno es posiblemente el libro que más me despertó intelectualmente, y en particular a la realidad española.

¿Qué te inspira? Me inspiran las personas que no dejan de luchar, sobretodo cuando parten desde una posición de exclusión, tanto los y las que conocemos porque su trabajo dieron fruto (pienso en el Dr. Martin Luther King Jr., Rosa Parks, Nelson y Winnie Mandela, Malcolm X, y un gran etc.), como los y las que nunca conoceremos porque no llegaron a disfrutar del fruto de su sacrificio.